Skip to content
Catholic Online Logo
Señor mio Jesucristo, Creador y conservador del cielo y de la tierra, Padre el más amoroso, médico el más compasivo, maestro sapientísimo, pastor el más caritativo de nuestras almas. Aquí tenéis a este miserable pecador, indigno de estar en vuestra presencia y más indigno aún de acercarse a ese banquete inefable. ¡Ay, Señor! Cuando considero vuestra infinita bondad en querer venir a mí, me pasmo..., y al mirar la multitud de pecados con que os ofendí y agravié en toda mi vida, me confundo, me ruborizo y me siento compelido a deciros: «Señor, no vengáis...; apartaos de mí, porque soy un miserable pecador». Si el Bautista no se consideraba digno de desatar las correas de vuestro calzado, ¿cómo mereceré yo tan grande honor?... Si el temor y el respeto hace que tiemblen los Angeles en vuestra presencia, ¿podré yo no temblar al presentarme y sentarme a vuestra mesa divina? Si la Santísima Virgen, aunque destinada para ser vuestra Madre, y condecorada con todas las excelencias, prerrogativas y gracias posibles en una pura criatura, se considera, sin embargo, como una esclava, e indigna de concebiros en sus purísimas y virginales entrañas, ¿podré yo, miserable pecador, lleno de imperfecciones y defectos, tener valor para recibiros en mi interior? ¡Ay, Señor! ¿No os horroriza este delicuente?... ¿No os causa asco el venir a mi y entrar en tan vil e inmunda morada?

En verdad, Señor, que yo no tuviera valor para acercarme a Vos, si primero no me llamaseis, diciéndome como a otro Zaqueo, no una vez sola, sino tantas cuantas son las inspiraciones con que me dais a conocer el deseo que tenéis de venir a mi: Baja, Zaqueo, pues hoy quiero hospedarme en tu casa. Pero ¿qué es lo que os mueve a venir a mí, Señor? ¿Mis méritos? ¿Mis virtudes? ¿Cómo hablará de virtudes y méritos un pecador como yo?, ¡ah, ya lo entiendo, Señor; mis miserias, mi pobreza: esto es lo que os mueve. ¡Oh exceso de amor!

Vos dijisteis que no son los sanos los que necesitan del médico, sino los enfermos; y he aquí por qué queréis venir: veis mi urgente necesidad, y el deseo de remediarla os impele. En efecto, Señor, es tal el estado de mi alma, que puedo decir con verdad: «De la planta del pie a la coronilla de la cabeza no hay en mi parte sana»; ¡tantas son mis imperfecciones! No obstante, aquí me tenéis, Señor; me presento a Vos, no porque de Vos me juzgue digno, sino porque no puedo vivir sin Vos; iré a Vos cual otro mendigo al rico, para que remediéis mis miserias y para que me libréis del ahogo de mis faltas e imperfecciones; iré porque las grandes enfermedades que me aquejan sólo Vos podéis remediarlas; una mirada compasiva, divino Médico, y quedarán sanas mis potencias y sentidos.

Párate aquí un poco y descúbrele confiado todos tus males corporales y espirituales, y después prosigue:

Virgen Santísima: ya que compadecida de los esposos de Caná de Galilea los sacasteis del apuro, alcanzándoles de Jesús aquella milagrosa conversión del agua en vino, pedidle también que obre en mi favor un prodigio semejante, concediéndome las gracias que para recibirle dignamente he menester. A Vos nunca os dio un desaire; siempre sois atendida: interesaos, pues, por mí; haced en mi favor cuanto podéis. ¡Oh, cuánto lo necesito!

Angeles santos: veis que voy a sentarme a la santa Mesa y comer al que es vuestro pan; alcanzadme que yo vaya con el vestido nupcial y ataviado con el adorno de todas las virtudes.

¡Oh Santos todos moradores del cielo! Interesaos por mí, y haced que yo me llegue al augusto Sacramento cual os llegabais vosotros, y que, sacando de él los frutos que vosotros, pueda decir con verdad: «Vivo yo, mas no yo, sino que vive en mi Cristo ». Con esta fe, esperanza, confianza y amor me llego a Vos, Señor y Dios mío.

More en Español Prayers


Showing 1 - 91 of 91

More Prayers




Light a Virtual Prayer Candle

Four things to know about your candle on Catholic Online:

  1. Your candle will serve as a symbol of your sincere and prayerful intentions.
  2. Our prayer community will join you in prayer, multiplying the voices in petition with you.
  3. Your candle can be shared with friends and family, if you wish.
  4. These candles are perfect for loved ones, as memorials, and for those in need who are far away.
Light your own Candle


Prayer of the Day

Prayer to St. John Paul II

Oh, St. John Paul, from the window of heaven, grant us your blessing! Bless the church that you loved and served and guided, courageously leading it along the paths of the world in order to bring Jesus to everyone and everyone to Jesus. Bless the young, who were your great passion. Help them dream again, ... continue reading

More Prayer of the Day

Prayer Cards by Catholic Shopping .com

In the centuries old Catholic tradition, holy cards or prayer cards are small, devotional cards for the use of the faithful. Prayer cards have an endless amount of use and make wonderful gifts and keepsakes.

More Prayer Cards


Daily Prayers by E-Mail

Prayer Requests newsletter icon

Get involved and pray for the intentions of those offering up their prayers! Join together to embrace and remember our brothers and sisters with their prayer intentions. 5 days / week. See Sample


Required


Pick a Prayer Section

Newsletters

Newsletter Sign Up icon

Stay up to date with the latest news, information, and special offers

Daily Readings

Reading 1, Ephesians 3:2-12
2 You have surely heard the way in which God ... Read More

Psalm, Isaiah 12:2-3, 4, 5-6
2 Look, he is the God of my salvation: I shall have ... Read More

Gospel, Luke 12:39-48
39 You may be quite sure of this, that if the ... Read More

Saint of the Day

Saint of the Day for October 22nd, 2014 Image

St. Pope John Paul II
October 22: Karol J. Wojtyla, known as John Paul II since his October 1978 ... Read More

Inform, Inspire & Ignite Logo

Find Catholic Online on Facebook and get updates right in your live feed.

Become a fan of Catholic Online on Facebook


Follow Catholic Online on Twitter and get News and Product updates.

Follow us on Twitter